El pasado 1 de febrero de 2021 entró  en vigor del Reglamento de la Ley de Auditoría (RD 2/2021, de 12 de enero), que incluye un nuevo régimen sancionador para los incumplidores.

El 31 de julio de cada año suele ser la fecha límite para la presentación del  depósito de cuentas anuales en el Registro Mercantil, que la falta de presentación no suponía hasta ahora problemas legales para la sociedad, ni para sus administradores o liquidadores. Donde solo en casos muy graves, el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) procedía a sancionar.

El depósito de cuentas en el RM está dentro del plazo reglamentario si se presentan dentro del mes siguiente a fecha de celebración de la Junta en la que se aprueban (artículo 365.1 del Reglamento del RM y 279 de la LSC). El cómputo del mes será de fecha a fecha (artículo 5 del Código Civil). Así, si la junta se celebra el 30 de junio, el último día del plazo es el 30 de julio.

La presentación fuera de plazo, antes de concluir el año, no supone sanción. Para evitar el cierre de la hoja registral se deben haber presentado depósitos de cuentas de los últimos tres ejercicios, o para su levantamiento en caso de que se hubiere cerrado por no haber depositado alguno de los tres últimos ejercicios.

Los registradores mercantiles informarán en caso de que se produzcan incumplimientos, el ICAC sancionará, y la Agencia Tributaria (AEAT) cobrará las multas a aquellos que incumplan las obligaciones sociales. Además, se encontrarán, como ya venía sucediendo, con el cierre provisional de la hoja registral. La AEAT actuará de acuerdo con su Plan de Control Tributario, procederá a la retirada del NIF y, por tanto, serán borradas del Registro, lo que supone su muerte civil.

 

Régimen sancionador del incumplimiento de la obligación de depósito de cuentas

 

  1. a) La sanción será del 0,5 por mil del importe total de las partidas de activo, más el 0,5 por mil de la cifra de ventas de la entidad incluida en la última declaración presentada ante la Administración Tributaria, cuyo original deberá aportarse en la tramitación del procedimiento.
  2. b) En caso de no aportar la declaración tributaria citada en la letra anterior, la sanción se establecerá en el 2 por ciento del capital social según los datos obrantes en el Registro Mercantil.
  3. c) En caso de que se aporte la declaración tributaria, y el resultado de aplicar los mencionados porcentajes a la suma de las partidas del activo y ventas fuera mayor que el 2 por ciento del capital social, se cuantificará la sanción en este último reducido en un 10 por ciento.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de su navegación en nuestro sitio. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Siempre podrá revocar su consentimiento y obtener más información AQUÍ ACEPTAR