En el día de ayer se publicó la Ley 01/2019 de 20 de febrero de Secretos Empresariales, siempre es buen momento para recordar la importancia del buen tratamiento de la información, y su papel en la innovación e investigación.

Esta Ley junto con las propuestas europeas tratan de garantizar la seguridad jurídica a través de medidas como la del “secreto empresarial” que pretende otorgar mayor valor a la propiedad industrial e intelectual de las pequeñas y medianas empresas en España.

El objetivo de esta medida es dotar de instrumentos jurídicos eficaces y comparables que permitan proteger a aquellas empresas que decidan emprender e innovar.

 

Esta protección va destinada a la persona o empresa que se considera titular de un secreto empresarial, el secreto empresarial puede pertenecer a una o varias personas, y puede ser objeto de licencia en función de lo que acuerden los titulares.

Se considerará violación del secreto empresarial cuando se obtenga de manera ilícita, sin el consentimiento del titular de la información o a través del incumplimiento de un acuerdo de confidencialidad. Sin embargo, no constituirá violación del secreto profesional cuando éste, se obtenga de una manera lícita, como puede ser mediante el descubrimiento o la creación independientes.

Asimismo, se podrá emprender acciones legales contra los infractores de un secreto empresarial, entre ellas, se encuentra la indemnización de daños y perjuicios, donde el infractor deberá indemnizar al titular por el enriquecimiento injusto, y por los perjuicios morales que pudiese haber causado, de esta forma, se pretende proteger al titular de la información. Estas acciones de defensa prescribirán transcurridos los tres años desde que el titular tenga conocimiento de ello.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de su navegación en nuestro sitio. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Siempre podrá revocar su consentimiento y obtener más información AQUÍ ACEPTAR